Para demostrar la relación laboral derivada de la ejecución de un contrato de prestación de servicios la Sección Segunda del Consejo de Estado indicó que se requiere que el actor pruebe los elementos esenciales, esto es:

 

i.                  Que su actividad haya sido personal.

ii.                Que por dicha labor haya recibido una remuneración o pago y

iii.               Que en la relación con el empleador exista subordinación o dependencia.

 

Del mismo modo, y frente a esta clase de contratos, la corporación indicó, acorde con el criterio de la Corte Constitucional, que la prohibición a la administración pública de celebrar contratos de prestación de servicios para el ejercicio de funciones de carácter permanente se ajusta a la Constitución.