Lo que debe saber

Lo que debe saber

Para empezar es necesario determinar si va a delegar la administración del inmueble y los recursos a una inmobiliaria, o si por el contrario como propietario se encargará directamente de ello. En cualquiera de los casos se deben tener en cuenta varios aspectos.

Además, se puede preguntar si está dispuesto a arriendar su inmueble a un inquilino que tenga mascotas o no. En caso de ser afirmativo, debe tener claro si habrá un acuerdo específico al respecto.

Arrendamiento directo

Si desea ocuparse del arrendamiento de su propiedad, en primer lugar, debe decidir si va a poner avisos en las ventanas del lugar y/o en la portería, si prefiere clasificados en medios de comunicación o publicar su inmueble en un portal web.

También, debe preguntarse qué requisitos y documentos le va a solicitar a los posibles clientes como por ejemplo: certificación laboral y de ingresos, codeudores con o sin finca raíz y si los inquilinos deben tomar un seguro de arrendamiento. Además, debe definir el tipo de contrato que va a firmar con los arrendatarios en el momento en que encuentre alguien que cumpla los requerimientos.

Otro aspecto que debe tener claro es si tiene la disponibilidad para mostrar el inmueble o saber quién se encargará de ello. Y, si así lo quiere, puede contactarse con un agente inmobiliario que le brinde asesoría en el manejo de la publicidad, con la redacción del contrato, los marcos normativos en el tema de arrendamiento y otros detalles del negocio.

Entregar la propiedad a una inmobiliaria

En este caso tenga en cuenta que esta sea una empresa confiable. Además, debe saber qué documentos se necesitan para poder consignarles su propiedad, pues cada una tiene diferentes requisitos. En general los documentos que piden son: el certificado de libertad del inmueble, fotocopias de la cédula de ciudadanía del propietario, del último recibo de pago de impuesto predial y de los últimos recibos de servicios públicos cancelados.

Sin embargo, en algunos casos también necesitará entregar a la inmobiliaria una fotocopia del Registro Único Tributario (RUT) del propietario, copia de las escrituras del inmueble, paz y salvo de la administración del edificio o conjunto, entre otros. De los trámites que debe hacer el arrendatario se encarga la empresa.

Aunque elegir esta opción implicará un gasto para el propietario, son muchas las ventajas que tiene consignarle la propiedad a una inmobiliaria. Entre los beneficios están: la asesoría que brindan a los dueños, la selección de clientes con previa aprobación de una aseguradora, el control del inmueble mediante visitas y un inventario al inicio y finalización del contrato, que pague o no el arrendatario el propietario recibe su dinero, etc.